domingo, 23 de diciembre de 2012

El Emanuel


Lect. Bíblica:  Mateo 1: 18-25 (Isaías 7:14)


 1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.
1:19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.
1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
1:21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
1:22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
1:23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,
Y llamarás su nombre Emanuel,
que traducido es: Dios con nosotros.
1:24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.
1:25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.


Grato tiempo el de Navidad, el del nacimiento de Jesús que traducido quiere decir El Salvador.

Hoy consideraremos este nuevo nombre EMANUEL cuyo significado es DIOS CON NOSOTROS.

La historia sagrada y secular cuenta el hecho ambientado en la época del rey Herodes.

Nosotros mas allá de la historia miraremos el anuncio profético hecho por el profeta Isaías en su libro el capítulo 7 verso 14 y que se cumple 700 años después  en las condiciones señaladas. Revisemos los detalles que resultan ilustrativos y confirmatorios de la fe.

Impresionante el anuncio de la selección de una virgen, una doncella, una pequeña ciudad y una revelación en sueños  para José que no deja de asombrar, además de la sucesión de acontecimientos que tienen lugar con el propósito de preservar la vida del niño Jesús.

Hay que comprender que Jesús es el Hijo de Dios, encarnado que nace como un indefenso niño al igual que todos nosotros, no es el superbebé que puede matar de un golpe a quien se le acerque, ni es el niño malcriado desobediente que hace rabietas y maldades a otros niños. Es el niño que nace en un establo, crece en casa de un obrero, camina y juega con otros niños y a temprana edad lucía conocimientos no acostumbrados, como para contender con los doctores de la ley. Seguramente Jesús sabía la Torah al revés y al derecho a los doce años. Esto se exigía a cualquier otro niño judío con mayor razón Jesús debía dominar este tema.

Ser Emanuel era la cualidad que otros no la tenían. Sus padres deben haberse maravillado varias veces en el día a día con este hijo.

DIOS CON NOSOTROS, revela que EL sabe de nuestras dolencias y padecimientos, de nuestros logros y triunfos, de nuestras frustraciones y nuestros desencantos

Hoy recordamos al niño de Belén que luego sería el Cristo de la cruz y finalmente el León de Judá que ha vencido y el libro abrirá.

Si tienes a Jesús entonces tienes FELIZ NAVIDAD.

Pastor Roberto Proaño

domingo, 9 de diciembre de 2012

Jehová JIREH


Lectura bíblica: Mateo 14: 1-21(21) 
14:1 En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús,
14:2 y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes.
14:3 Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;
14:4 porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.
14:5 Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta.
14:6 Pero cuando se celebraba el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio, y agradó a Herodes,
14:7 por lo cual éste le prometió con juramento darle todo lo que pidiese.
14:8 Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista.
14:9 Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen,
14:10 y ordenó decapitar a Juan en la cárcel.
14:11 Y fue traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha; y ella la presentó a su madre.
14:12 Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y dieron las nuevas a Jesús.
14:13 Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades.
14:14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.
14:15 Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer.
14:16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.
14:17 Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces.
14:18 El les dijo: Traédmelos acá.
14:19 Entonces mandóa la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud.
14:20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.
14:21 Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Durante estos domingos revisaremos los calificativos de Jehová que se impostan facilmente en su hijo Jesucristo.
El PROVEEDOR, signfica JIREH.
En esta ocasión revisaremos el evento milagroso de lo que conocemos como la alimentación de los cinco mil, que en realidad fueron como quince mil si se cuentan los niños y las mujeres.
Jesús y los discípulos se hallaban saliendo de una crisis, que no era sino el duelo de la pérdida trágica por lo demás, de un ser my querido como lo  fue el decapitamiento de su primo el llamado Juan el Bautista.
Se encontraban escapando del mundanal ruido y de pronto luego de un viaje corto de 8 km, cruzando en una barca se detiene en una loma a descansar y de pronto se percata que otors venían porque estaban enfermos o necesitados de sanidad.
El lugar era desértico, no había comida alrededor, Jesús sabía lo que iba a suceder y escuccha que los discípulos conversan y se quejan de que esta multitud desaprensiva no había traído comida y que deberían pernoctar en ese sitio.  Jesús deja que se desarrollen los pensamientos. Ante la desesperación de los anftriones, les ordena que dejen descansar a la gente y que les den de comer.
Uno de ellos calcula el costo y lo menciona. Otro descubre que un niño portaba en una cesta cinco panes y dos peces. Como para rendirse ante el desafío, le dicen a Jesús, esto es lo que tenemos.
Aquí se opera el milagro.
Dios, su hijo JesÚS y el bendito ES, son el Jireh, pero no se manifiestan hasta que le entregamos lo poco, lo mucho o la nada que tengamos.
Lo demás de la historia ya la conocemos. Hasta sobró comida.
Que Dios te enseñe a recibir de sobra las bendiciones y a no dudar que EL ES EL PROVEEEDOR.
Dr. Roberto Proaño 
 

domingo, 2 de diciembre de 2012

Jesús es dador de vida


Lectura bíblica: Juan 1:1-4
1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
1:2 Este era en el principio con Dios.
1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 
Recurrentemente las personas olvidamos que la vida que tenemos es sólo un préstamo, un don divino, del cual se nos pedirá cuenta en un momento determinado. Reconocer quién es el que nos da el privilegio de vivir día a día, condiciona completamente nuestra forma de vivir.

Es por eso que el evangelista Juan enfatiza que Jesús es en sí mismo la esencia de la vida y él mismo, que es la vida, así también es la luz para la humanidad. En este mes de Diciembre, estaremos reflexionando sobre algunos nombres de Dios concretados en la persona de Jesús. El primero de ellos es “Jesús, el dador de vida”.

Que la Palabra de Dios nos ayude a recordar que si hemos aceptado al “dador de la vida” como nuestro Señor, significa que nuestra vida entera, incluida la de nuestra familia, no se sostiene en nuestros esfuerzos, sino que, su fortaleza se encuentra en las manos de Jesús.

Dios los bendiga.

Ptr. José L. Verdi

domingo, 18 de noviembre de 2012

La venida del Reino


Lectura bíblica: Lucas 17: 20-37 ( 20  El Reino de Dios no vendrá con advertencia…)

17:20 Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia,
17:21 ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.
17:22 Y dijo a sus discípulos: Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis.
17:23 Y os dirán: Helo aquí, o helo allí. No vayáis, ni los sigáis.
17:24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.
17:25 Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación.
17:26 Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.
17:27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.
17:28 Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban;
17:29 mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.
17:30 Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.
17:31 En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás.
17:32 Acordaos de la mujer de Lot.
17:33 Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará.
17:34 Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado.
17:35 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada.
17:36 Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.
17:37 Y respondiendo, le dijeron: ¿Dónde, Señor? El les dijo: Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán también las águilas.


Al arribar al término de nuestros temas de revisión escatológica hemos guardado dos temas sobre el mismo tópico, el cual es,  el Reino de Dios.

Este pasaje de las sagradas escrituras se inserta en medio los eventos milagrosos que JESÚS realiza junto a sus discípulos y los fariseos que lo acosaban a preguntas.

La inquietante pregunta es ¿cuándo habría de venir el reino de Dios? Por parte de los fariseos. Brillante oportunidad de Jesús para dejar este discurso aclaratorio.

“El reino de Dios no vendrá con advertencia” es la sentencia. De modo que cualquier momento esto puede ocurrir y para ello hay que estar listos si queremos ser parte del mismo.

Sin duda alguna esta respuesta no satisfizo a los fariseos. Ellos pretendían tener fecha, hora y lugar para hacer planes muy humanos. Si esto hubiese tenido todas estas indicaciones podemos imaginarnos los planes de salvación que se promocionarían y sus costos. Basta recordar la disputa entre los discípulos para sentarse uno junto al Señor y los palanqueos de sus madres para lograr una posición distinguida. Mateo 20: 20-28

Es de entender que habiendo saboreado la bendición de estar junto al Señor, cada uno quería prolongar esta permanencia.

Sin embargo habrá que entender la naturaleza de este reino para lo cual me permito señalar algunas características del mismo.

Que Dios nos bendiga a cada uno y nos prepare para ser parte de su reino.
Pastor Roberto Proaño

miércoles, 7 de noviembre de 2012

La Nueva Jerusalén

Lectura bíblica: Apocalipsis 21: 1-27 (6)
21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
21:5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
21:6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.
21:7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
21:9 Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.
21:10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,
21:11 teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.
21:12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel;
21:13 al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas.
21:14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
21:15 El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.
21:16 La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales.
21:17 Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es de ángel.
21:18 El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio;
21:19 y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda;
21:20 el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
21:21 Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.
21:22 Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.
21:23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.
21:24 Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.
21:25 Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.
21:26 Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella.
21:27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.
 
La impresionante descripción que hace Juan en sus revelaciones, incluye esta de un nuevo orden en la vida. Vale analizar detenidamente los tópicos sobre el nuevo cielo, la nueva tierra, la nueva Jerusalén y desde luego la nueva relación con Dios.
De contraste hemos de mirara lo que tenemos a la mano para apreciar las diferencias.
Cómo entender un nuevo mundo en donde ya no habrá llanto, dolor o tristeza?
Cómo entender que se elimina la miseria humana?
Cuando habla de la esposa del Cordero, se refiere a la iglesia de Cristo, cómo se la presentará?
Y cuando habla de la estructura de la nueva Jerusalén, cómo estará construida, de qué materiales?
Nos invita a pensar que allí no se necesitará de templo, ni de los astros comenzando con le sol y la luna. La luz viene de la gloria de Dios que es suficiente para iluminar.
La pureza y santidad estarán en ese lugar. No habrá nada impuro. Comparemos con lo de hoy y de verdad deja mucho que desear nuestro mundo.
Este será el verdadero paraíso y sus puertas nunca se cerrarán.
Queridos, me parece que sobra la invitación para ser parte de este reino celestial. Te invito a apropiarte de este sueño Juanino, sin duda alguna brinda un corolario feliz para quienes decidan tener a Jesús como su Señor y Salvador.

domingo, 28 de octubre de 2012

El arrebatamiento


Lectura bíblica: 1 Corintios 15:51-58 (51)

El tema del arrebatamiento, sin duda, está bastante ligado al tema de la muerte. Estamos a pocos días de presenciar la “celebración” del día de los difuntos en los países católico-romanos. Ésta es una práctica que no está acorde con lo que la Biblia dice respecto a la muerte. Por ende, he visto conveniente revisar cierta información histórica y pasajes bíblicos sobre cómo concebían la muerte los hombres de la Biblia. ¿Qué era la muerte en el Antiguo Testamento? Y ¿cómo la veían las culturas aledañas a Israel? Comprender estos temas antropológicos teológicamente, nos ayudará a entender el impacto que tuvo la revelación de Dios cambiando el valor y el concepto de la muerte en Cristo, a través del arrebatamiento o rapto de la Iglesia.
Los santos del Antiguo Testamento no conocían este misterio. Si bien es cierto, el rapto o arrebatamiento no aparece textualmente en la Biblia, hay claras alusiones al momento en que nos encontraremos con Cristo en las nubes, en un abrir y cerrar de ojos. La muerte no tendrá poder ni en vivos ni en muertos porque todos seremos transformados para encontrarnos con Jesús, en el cumplimiento cabal de su promesa.
Que la Palabra de Dios nos enseñe la verdad sobre estas festividades y nos alumbre el camino que hemos de caminar a fin de estar preparados para el sonar de la trompeta.
Que el Señor nos bendiga.
Ptr. José L. Verdi


La segunda venida de Cristo (La Parusía)


Lectura bíblica: Lucas 21: 25-37 (27)

Este conmocionante espectáculo ha tenido por generaciones en una santa expectativa a toda la iglesia de Jesucristo.
Desde luego que si revisamos los datos a los que se imputa las señales antes de la venida de Jesús, no cabe la menor duda que ha habido ciclos de esta humanidad en donde lo único que faltó es que Jesús descendiera del cielo por segunda vez. Ha este hecho se lo conoce en el griego con el nombre de PARUSIA.
Permítame describir algunas de estas señales que, durante el curso de los manantiales ya los hemos desmenuzado.
Las señales del sol, la luna y las estrellas han aumentado en nuestro tiempo. El bramido del mar y de las olas, dígase tsunamis en nuestro tiempo.
La conmoción en las potencias de los cielos, se refiere a los fenómenos atmosféricos, estratosféricos y cósmicos que ya los tenemos como noticias con más frecuencia.
Dice el evangelista que entonces se producirá la segunda venida de Jesucristo, en una nube con poder y gran gloria.
Vale la pena detenerse en este verso 27 para entender mejor este evento, miremos para ello a Daniel el profeta en el capítulo 7:13-14;        así mismo a Juan en el Apocalipsis 1:7 y a  Mateo en el 24: 34-35.
La observación puntual para nosotros está descrita en los versos 34-36 de donde se desprende que debemos revisar nuestras vidas, estar a cuentas con el Señor, revisando además nuestro tiempo de oración y velando en todo tiempo.
Que Jesús viene es cierto, que la humanidad esté lista para recibirlo es lo incierto, la iglesia suya debe estar vigilando y orando.
Dios nos bendiga.

viernes, 12 de octubre de 2012

Guerras y hambrunas, momentos para el compromiso y la perseverancia


Lectura bíblica: Marcos 13:1-27 (v. 8)
13:1 Saliendo Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios. 
13:2 Jesús, respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? No quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada.13:3 Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte: 
13:4 Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse? 
13:5 Jesús, respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad que nadie os engañe; 
13:6 porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos. 
13:7 Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin. 
13:8 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos. 
13:9 Pero mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos. 
13:10 Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones.
13:11 Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.
13:12 Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. 
13:13 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
13:14 Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes. 
13:15 El que esté en la azotea, no descienda a la casa, ni entre para tomar algo de su casa; 
13:16 y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa.
13:17 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 
13:18 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno; 
13:19 porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. 
13:20 Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días. 
13:21 Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis. 
13:22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos. 
13:23 Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.13:24 Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, 
13:25 y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas.
13:26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. 
13:27 Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. 
Seguramente usted ya se dio cuenta, que cuanto más hablamos del cumplimiento de las señales antes del fin, el reto bíblico a perseverar y comprometernos con el evangelio es mayor. Esto puede sonar paradójico, ¿para qué perseverar y esforzarnos en construir un futuro si el fin está cerca? No nos engañemos, la iglesia es un sujeto activo de las señales y no un sujeto pasivo. Todos nosotros debemos participar activamente frente al cumplimiento de las profecías, sin sentarnos a observar lo que pasa alrededor nuestro.
Marcos 13 no es la excepción, si bien es cierto, lo descrito por Jesús en este pasaje es una profecía que hoy por hoy estamos viendo cumplirse, lo importante de este mensaje no es qué tan cerca está el fin, sino, cómo lo esperaremos. Jesús mismo habló de estas señales a sus discípulos, no para atemorizarlos, más bien, para retarlos cada vez más al compromiso, la perseverancia y el cuidado de su fe (v. 13).
Profundizaré respecto a lo que bíblicamente significa compromiso (Hebreos 11:1) y la perseverancia (v. 13) en medio de una coyuntura mundial de conflictos políticos y militares que desembocan en la mortal hambruna que azota varias partes del mundo.
Abramos nuestros corazones para oír la Palabra de Dios.
Ptr. José L. Verdi

sábado, 6 de octubre de 2012

¿Porqué Israel?


Lectura bíblica: Génesis 32:22-32 (28)
32:22 Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc.
32:23 Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía.
32:24 Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba.
32:25 Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba.
32:26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.
32:27 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.
32:28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.
32:29 Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.
32:30 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.
32:31 Y cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera.
32:32 Por esto no comen los hijos de Israel, hasta hoy día, del tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del muslo; porque tocó a Jacob este sitio de su muslo en el tendón que se contrajo.
En el conjunto de sermones de estos tres meses hemos reunido las principales evidencias de las señales antes del fin.
No pueden estar ausentes las profecías cumplidas y que están por cumplirse con el pueblo de Israel.
En cada “manantial de SILOE” semana tras semana  revisaremos con detenimiento estas profecías.
Este domingo quiero abordar y pretendo responder una pregunta muy frecuente de mucha gente, entre los cuales posiblemente estamos nosotros. ¿Por qué Dios escogió a Israel como su pueblo?
Es complejo abordar el tema, porque tiene varias aristas sensibles y que además pueden provocar polémicas. Como pastor evangélico debo ceñirme a lo que las sagradas escrituras mencionan.
A mi modo de ver todo comienza cuando Dios llama a Abraham y lo saca de Ur de los Caldeos. Amerita entonces una explicación este hecho.
Luego necesariamente debemos hablar de su hijo Isaac, la relación con su hermano Ismael y el maltrato que se tenían sus madres.
Seguidamente tenemos el drama de los gemelos que le nacen a Isaac, estos son Jacob y Esaú. Explicaremos un poco sobre el tema de la primogenitura su compra y venta. La enemistad de los hermanos que luego terminarán reconciliándose.
Finalmente la lucha de Jacob con el ángel de Dios que termina con el cambio de su nombre por el de Israel, a quien le nacen doce hijos y que a la postre se convierte en las doce tribus del pueblo de Israel sobre quienes se desarrolla toda la historia bíblica que conocemos. Desde Rubén hasta Benjamín hay muchas historias que contar.
Este pueblo se origina entonces de una selección hecha por Dios hace cuatro mil años, cuyo padre Abraham recibe la promesa de la multiplicación en número y el protagonismo en la historia porque de el saldría el Salvador.
Que Dios añada su bendición sobre esta enseñanza y que nos prospere en la fe de lo pasado, del presente y de lo porvenir.
Pastor Roberto Proaño 

domingo, 30 de septiembre de 2012

La esperanza de los primeros cristianos


Lectura bíblica: 1 Tesalonicenses 4:13-18 (13b “…Para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza”).
4:13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.
4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

En muchos debates sobre la escatología y apocalíptica cristiana algunas personas me han preguntado ¿en qué sentido la segunda venida de Cristo era un mensaje de esperanza para los primeros cristianos? Si al final todos ellos murieron sin presenciar la realización de esa promesa, ¿puede Dios prometer algo a una generación y cumplirlo miles de años después?, ¿tiene eso sentido? Quizá usted se ha cuestionado lo mismo.

El mensaje escatológico de la segunda venida de Cristo fue y es tan importante en el mensaje cristiano que es necesario comprenderlo correctamente para evitar frustraciones infundadas. Este mensaje fue tan importante para el apóstol Pablo que la primera carta que escribe a las iglesias está cargada de este mensaje esperanzador. Recorramos algunos pasajes de la primera epístola a los Tesalonicenses que nos ayudarán a entender el propósito fundamental de esta promesa.

Dios no ilusionó a los primeros cristianos prometiéndoles algo que no verían. Llenó sus corazones de gozo (4:13), les dio identidad (4:14), no les dio una esperanza sólo para la muerte, sino para la vida (4:15), realza la gran toma de poder (4:16), y lo más importante, el punto donde reposa la espera de la gran promesa, la actitud con la que debemos esperar la parusía (5:4,5).

Dios nos hable a cada uno conforme a su soberana Palabra.

Ptr. José L. Verdi

 

sábado, 22 de septiembre de 2012

La apostasía de este mundo


Lectura bíblica: Mateo 13: 24-30

 13:24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;13:25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.13:26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.13:27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?13:28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?13:29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.13:30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Entre las  señales que anuncian la segunda venida de Cristo se encuentra esta que se describe muy bien en el evangelio según San Mateo y se la puede completar con las descripciones de Lucas respecto a la parábola del sembrador y las tres clases de tierra en el capítulo 8.
El crecimiento de la iglesia de Jesucristo es innegable, pero también lo es el de la pseudo-iglesia cristiana, la que adopta diferentes nombres según las culturas y los hemisferios en que se establezcan.
Esta mañana quiero presentarles datos que revelan el crecimiento de la iglesia cristiana, pero también quiero mencionar lo que sucede con las sectas.
La parábola del trigo y la cizaña describe muy bien este fenómeno y otros pasajes de las sagradas escrituras nos advierte sobre las acciones de los falsos maestros y profetas de este mundo que mutilando la verdad engañaran a muchos.
De la misma manera nos instruye y nos guía de la forma en que debemos proceder con estos grupos que son la cizaña de este mundo.
La sana doctrina es el gran desafío de la iglesia de hoy. Debemos estar listos para sufrirla, anunciarla y proclamarla a todos sabiendo que el ES obra en todos con poder.
Dios nos bendiga y nos guarde en su mano, tal como lo menciona el Salmo 31 cuando dice “en tus manos están mis tiempos”.
Pastor Roberto Proaño
  



domingo, 16 de septiembre de 2012

Ciencia y fé


Lectura bíblica: Eclesiastés 1: 1-18 (18)
1:1 Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén.
1:2 Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad. 
1:3 ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 
1:4 Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. 
1:5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. 
1:6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. 
1:7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. 
1:8 Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. 
1:9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. 
1:10 ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido. 
1:11 No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después. 
1:12 Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén. 
1:13 Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él. 
1:14 Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. 
1:15 Lo torcido no se puede enderezar, y lo incompleto no puede contarse.
1:16 Hablé yo en mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; y mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia. 
1:17 Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu. 
1:18 Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor.

Al revisar los hechos que anuncias el fin de los tiempos, bíblicamente tenemos la obligación de estudiarlos y a la luz del conocimiento de la ciencia explicarlos.
El fin del mundo tiene diferentes perspectivas, de acuerdo a las creencias que las personas tengan, de modo que existen infinidad de versiones.
En estas semanas nosotros estamos abriendo la palabra de Dios y revisamos los hechos allí narrados.
En varias oportunidades he escuchado argumentos como para plantear un debate con el tema de ciencia y fe, colocándolos a uno contra el otro.
Me parece que es un primer error, porque si la persona es un científico no le es prohibido tener fe en Jesús.
Hoy utilizaré el libro de Eclesiastés, escrito por el sabio rey Salomón, hijo de otro rey como lo fue David. Se lo conoce como el rey sabio, en base a una historia muy particular que la relataré a la luz de las escrituras.
Quiero rescatar de este personaje el valor de reconocer que en la vida ni la sabiduría ni la ciencia finalmente son lo que se debe procurar, es el desarrollo espiritual entendido como la relación personal con Dios la que interesa.
Recreemos esta historia y coloquemos en su verdadera dimensión a la ciencia y a la fe.
Conocer y creer son el resumen de la ciencia. Creer sin conocer es el resumen de la fe.
Dios nos aumente la fe. 
Pastor Roberto Proaño

domingo, 9 de septiembre de 2012

El poder de la resurrección


Lectura bíblica: Juan 11:17-44 (25)

11:17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro.
11:18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios;
11:19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano.
11:20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa.
11:21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.
11:22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará.
11:23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.
11:24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.
11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
11:26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?
11:27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.
11:28 Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama.
11:29 Ella, cuando lo oyó, se levantó de prisa y vino a él.
11:30 Jesús todavía no había entrado en la aldea, sino que estaba en el lugar donde Marta le había encontrado.
11:31 Entonces los judíos que estaban en casa con ella y la consolaban, cuando vieron que María se había levantado de prisa y había salido, la siguieron, diciendo: Va al sepulcro a llorar allí.
11:32 María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.
11:33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió,
11:34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve.
11:35 Jesús lloró.
11:36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.
11:37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?
11:38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.
11:39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.
11:40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?
11:41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.
11:42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.
11:43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!
11:44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir


Todas las historias bíblicas son verdaderas. Quizás la más sobresaliente es la de la resurrección narrada en diferentes momentos.  En Lucas 7:11-16 se relata la resurrección del hijo de la viuda de Naín. En Lucas 8:40-56 el de la hija de Jairo. Pero los dos sobresalientes constituyen el de Lázaro y el de Jesús. Pues pasadas las horas sin circulación sanguínea los tejidos mueren y comienzan a descomponerse.

En el caso de Lázaro fueron cuatro días y en el de Jesús tres.

Los cuerpos descompuestos tienen mal olor y las bacterias generan material en descomposición que se manifiestan con gusanos.

He aquí los milagros de Dios por mano de Jesús.

Cuando Jesús resucita, se desafían las leyes naturales igual que cuando Lázaro se levantó.

Tiene tremenda importancia biológica este hecho y científicamente se pueden argumentar estos hechos y rebatirlos. En Lucas 27.20 se nos cuenta de un grupo que no creían en la resurrección. Miremos quienes eran los Saduceos.

El poder de la resurrección desde el punto de vista humano es espectacular, pero desde el punto de vista espiritual es singular. Solo Jesús como líder religioso asevera que es EL la resurrección y la vida. Ningún otro líder afirma esto y ningún otro ha resucitado.

Pablo en 1 de Corintios afirma en el 15:13,14 que: si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana es también nuestra fe.

Porque en la 1 carta de los Tesalonisenses 4:17 se asegura que los muertos en Cristo resucitaremos primero para ser levantados en gloria ante su presencia.

Tendremos vida eterna en cuerpos resucitados. Esto si tiene sentido.

Dios nos bendiga este día de fe.
Pastor Roberto Proaño

Cielos Abiertos


Lectura bíblica: Mateo 3:13-17
3:13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.
3:14 Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?
3:15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.
3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Meteorológicamente se suele utilizar la frase “hará un buen día” cuando hay cielo despejado, o “hará un mal día” cuando se previsora que el cielo estará nublado. Para los cristianos, también es una buena noticia ver que los cielos se abran. Dice la Palabra de Dios que cuando Jesús fue bautizado en el río Jordán, los cielos se abrieron y hubo un gran mensaje de confirmación departe de Dios el Padre.

Muchas veces vivimos con el cielo nublado espiritualmente, estamos bajo la tormenta, es necesario entrar a las aguas una vez más; y qué significa esto de entrar a las aguas sino otra cosa que morir para resucitar nuevamente en Cristo, menguar para que Dios pueda ser exaltado; sólo entonces nuestros cielos serán abiertos y escucharemos a Dios afirmando nuestras vidas: Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia.

Preparemos nuestros oídos espirituales para escuchar la voz de Dios afirmando nuestro espíritu, y si el historial de nuestra vida previsora un “mal tiempo” para nuestra casa, negocio o estudio, Dios abrirá los cielos para ti y para mí en esta mañana.

Dios los bendiga.

Ptr. José L. Verdi

lunes, 27 de agosto de 2012

El porqué de la alabanza

Lectura bíblica: 1 Crónicas 16: 7-36 (31)
En este recorrido por las costumbres y las razones que las justifican, los cristianos nos topamos con los modelos del pueblo de Dios, de los cuales no podemos desprendernos.
Este es uno de ellos. La forma de dar culto a Dios era exclusiva para el pueblo de Israel.
Vale la pena revisar desde el primer versículo este capítulo para entender esta ceremonia.
El arca de Dios era el elemento sagrado. Se colocaba en el centro de la tienda, vale decir el templo que la albergaba y ofrecieron holocaustos y sacrificios para Dios. Luego de esto David daba la bendición al pueblo en el nombre de Jehová. Compare Ud. lo que hacemos el día de hoy.
Luego se repartía la comida entre los presentes y todos comían (la canasta de amor).
Entonces me llama la atención que se eligiera a ciertas personas para que recordasen y confesasen y loasen a Jehová Dios de Israel. Asaf, Zacarías, etc. (verso. 5-6).
David era el de los salmos y Asaf el de las canciones.
Podemos rescatar varios versos para nuestra meditación de este Salmo de gratitud.
En otras ocasiones se nos enseña como actuaba la música en las personas y en el pueblo. Permítame guiarle al pasaje de Saúl y David en 1 Samuel 16: 14-23; en otra oportunidad sonaron las trompetas con estruendo en Jericó en Josué 6:20  y asómbrese de lo que pasó.
Hoy es día de alabar a Dios, le animo a sentirse libre para hacerlo.
Dios le bendiga.

Los tres pilares del cristiano

Lectura bíblica: 1 Corintios 13:1-13 (13)
Durante este mes hemos decidido poner los ojos en las materias básicas de la vida cristiana. Hoy continuamos con el mismo ejercicio y posiblemente es una repetición para muchos pero nunca está por demás revisar estos conceptos que son el ABC de la nueva vida en Cristo.
Este pasaje seleccionado es uno de los clásicos para celebrar bodas, porque habla del amor y se lo aprovecha para contar los deberes a los contrayentes, cómplices y encubridores que asisten a la boda, para amonestarlos.
Yo quiero usarlo pero comenzando por el último verso que es el que resume el propósito del discurso de Pablo, para crecimiento espiritual.
“Y AHORA PERMANECEN LA FE, LA ESPERANZA Y EL AMOR, ESTOS TRES, PERO EL MAYOR DE ELLOS ES EL AMOR”
Estoy titulando este mensaje, como los tres pilares del cristiano, basado en estos tres elementos que me voy a permitir desmenuzarlos.
LA FE, según Hebreos 11, es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Hay que poner ejemplos clásicos como el volar en el avión. Esta es una fe en el piloto. Cuando tiene una entrevista de trabajo y Ud. tiene fe en si mismo que va a superar este requisito. Cuando mamá le dijo que le esperaría en la puerta del colegio, esto es fe en la mamá. Ud. puede tener fe en cualquier persona o hecho. La Fe en Dios esa es la que debemos ejercer. Permítame mostrarle un ejemplo tomado de la biblia, que es el libro que contiene todos estos ejemplos, Génesis 7: 1-5, en donde Noé por fe en Dios construye el arca y reúne a los suyos salvándolos de morir y preservando a la raza humana así como toda especie de animales.
LA ESPERANZA, según 1 de Pedro debe ser viva, porque hay esperanzas muertas. Debemos adentrarnos en este tema par comprenderlo.
EL AMOR, cuyas cualidades son muy claras y no se deben mezclar con algo parecido, analizaremos detenidamente los versos 4 al 7 de 1 de Corintios 13 para entenderlo.
Estos son los pilares de la vida del cristiano sea hombre o mujer, joven o anciano, soltero o casado. La medida está colocada, ahora hay que alcanzarla.
Dios nos bendiga y nos ayude a llegar a la meta.

miércoles, 18 de julio de 2012

Al otro lado del río


Lectura bíblica: Josué 24:14-25
24:14 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.
24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
24:16 Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses;
24:17 porque Jehová nuestro Dios es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre; el que ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado por todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por entre los cuales pasamos.
24:18 Y Jehová arrojó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra; nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios.
24:19 Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados.
24:20 Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien.
24:21 El pueblo entonces dijo a Josué: No, sino que a Jehová serviremos.
24:22 Y Josué respondió al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido a Jehová para servirle. Y ellos respondieron: Testigos somos.
24:23 Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a Jehová Dios de Israel.
24:24 Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.
24:25 Entonces Josué hizo pacto con el pueblo el mismo día, y les dio estatutos y leyes en Siquem.

El pueblo de Israel estuvo 370 años sometido a la esclavitud egipcia. Después de tantas generaciones acostumbradas a vivir una vida de esclavitud, Dios acude al auxilio de su pueblo y los libera. El problema de esta liberación es que para la mayoría sólo fue una libertad física y no espiritual. Dios los sacó de Egipto, pero ellos no pudieron sacar a Egipto de sus corazones. Así, aunque libres, continuaban con sus costumbres de esclavos, pensaban como esclavos, actuaban como esclavos.

Antes de entrar a la tierra prometida, Josué, sucesor de Moisés tiene que confrontar al pueblo que después de 40 años de haber sido liberados de Egipto, aún seguían teniendo el corazón de esclavos. Una vez cruzado el río jordan, exhorta al pueblo a dejar ese corazón de esclavos “al otro lado del río”; porque en este lado del río solamente estarán los que decidan servir a Jehová y ser libres en él.

Cuando entregamos a Dios nuestra vida, él nos libera de la esclavitud del pecado, pero muchos cristianos, aunque libertados por Jesús, aún viven esclavos de sus costumbres “al otro lado del río”. En esta mañana, seamos completamente libres. Que el Espíritu de Dios nos cubra, porque donde Él está ahí hay libertad.

Bendiciones.

Ptr. José L. Verdi

viernes, 13 de julio de 2012

Cristianos de buena tierra


Lectura bíblica: Lucas 8:4-15
8:4 Juntándose una gran multitud, y los que de cada ciudad venían a él, les dijo por parábola:
8:5 El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron.
8:6 Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad.
8:7 Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron.
8:8 Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos para oír, oiga.
8:9 Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Qué significa esta parábola?
8:10 Y él dijo: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan.
8:11 Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.
8:12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.
8:13 Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.
8:14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.
8:15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia

Desde hace más de dos mil años, la Palabra de Dios viene siendo sembrada; primero por Jesús, luego por los apóstoles, luego por la iglesia, los movimientos reformadores y por miles de congregaciones en todo el mundo, anunciando a una sola voz el mensaje del evangelio. La iglesia Siloé vive comprometida con este mensaje, cada actividad y programa de esta iglesia tiene una sola razón, y es proclamar el mensaje liberador de Jesús.

Sin embargo, ya desde los tiempos de Jesús, él mismo se dio cuenta que no todas las personas que escuchan el mensaje, lo reciben de la misma forma. Por alguna razón, aunque la Palabra de Dios es predicada a través del mismo Espíritu Santo; a algunas personas no les hace ningún efecto, otras escuchan con gozo el evangelio, pero en poco tiempo regresan a ser los mismo de siempre; algunas personas son conmovidas por el evangelio de tal modo que se entregan al Señor y traen a toda su familia a la iglesia, pero cuando las desavenencias de la vida golpean su puerta, entonces la semilla sembrada se ahoga y muere. Pero, hay quienes reciben la Palabra del Señor y la ponen en práctica y en poco tiempo todos podemos disfrutar de los frutos que esa vida da para bendición.

Jesús consciente de esta realidad, la explica magistralmente a través de la parábola del sembrador, que es la que nos ayudará en la reflexión sobre cómo ser cristianos que den fruto con perseverancia.

Que el Señor nos bendiga.

Ptr. José L. Verdi

sábado, 7 de julio de 2012

El Bautismo


Lectura bíblica: Mateo 28: 11-20(19)
28:11 Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido.
28:12 Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados,
28:13 diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos.
28:14 Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo.
28:15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.
28:16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.
28:17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban.
28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Luego de recibir a Cristo como nuestro Señor y Salvador, iniciamos un proceso de cambio de vida. Nunca terminamos de encontrar el fin de este cambio. Dice la palabra de Dios que hasta el día en que Jesús vuelva, la obra no será perfecta, basta leer Efesios 4:13 y Filipenses 3:12, parta darnos cuenta de esto.
Esta mañana me gustaría abordar el próximo paso que debemos dar luego de conocer a Jesús y de aceptarle, esto es lo que llamamos la conversión a Cristo. Indudablemente es el bautismo.
Permítanme explicar su origen y significado. Lo hallamos como una práctica normal en el Nuevo Testamento, aunque algunos teólogos creen encontrar insinuaciones del mismo en varios pasajes del AT.
Yo prefiero ceñirme a lo descrito en las escrituras.
Juan conocido como el bautista, por ejercer esta práctica enfáticamente, lo hace utilizando el agua, miremos el relato de Lucas cap. 3 para encontrarnos con Juan invitando a la gente a que se bautice como manifestación de arrepentimiento de sus pecados. De esta lectura quiero aprovechar los versos 15 y 16, en donde se anuncia que viene alguien mas importante que el mismo Juan y que bautizará con el Espíritu Santo y fuego.
Seguidamente Jesús se bautiza en el verso 21 y 22.
Bien, pero debemos hablar del significado de la palabra bautismo, que en el griego significa sepultar. Es decir hundir en el agua que es la verdadera acepción. Marcos 1: 10 lo confirma, Romanos 6:4 lo reafirma. Bautizarse es tener clara decisión de morir con tu vieja naturaleza y levantarte nuevo en Cristo.
Finalmente déjame contarte la historia de Felipe y el etíope, con la seguridad que Dios te hablará al corazón y no demorarás en bautizarte.
Pastor Roberto Proaño 

domingo, 1 de julio de 2012

Hablar y ver: hacer y oir

Lectura bíblica: Juan 8:31-47 (36)
8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
8:33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?
8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.
8:35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.
8:36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.
8:37 Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros.
8:38
Yo hablo lo que he visto cerca del Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre.8:39 Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.
8:40 Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham.
8:41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios.
8:42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió.
8:43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra.
8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.
8:45 Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.
8:46 ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?
8:47
El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.
Luego de unos días de la semana que nos precede, de mucha bendición espiritual y reflexión profunda sobre la verdad de la vida, tengo el privilegio de abrir la palabra de Dios para mostrarles un ángulo diferente sobre la verdad.
 La frase de Jesús se completa cuando El dice que si el Hijo del Hombre os libertare seréis verdaderamente libres (36).
 En este juego de conceptos Jesús quiere poner en evidencia la fiabilidad de los sentidos. Permítame tomar el ejemplo de Tomás para explicarlo. Cuando dijo que si el no viere las manos con las huellas de los clavos en las manos de Jesús, no creería que es El, nos ejemplifica la conducta humana de credulidad. Sus íntimos amigos la habían hablado pero el quería ver. Por esto Jesús dice en el verso 38, HABLO LO QUE HE VISTO ACERCA DEL PADRE, mientras tanto uds HACEN LO QUE HAN OIDO ACERCA DE VUESTRO PADRE.
El verdadero conflicto para el pueblo judío se establece porque para ellos el padre era Abraham y Jesús hablaba de su padre celestial.
 Con este argumento desconocen a Jesús, hasta la presente fecha y en consecuencia niegan la verdad.
 Aceptar a Jesús significa vencer la historia, dejar de justificar los cambios generacionales, reconocer debilidades, aceptar la fortaleza de la fe. Ver a Jesús de quien hemos oido primero es tener la entrevista de la vida.
En este primer domingo de julio quiero celebrar este encuentro y confirmarlo con quienes se han hallado con la verdad y con quien la representa que es Jesús.
Pr. Roberto

domingo, 24 de junio de 2012

La bendición de envejecer


Lectura bíblica: Juan 21:4-18 (18)
21:4 Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús.
21:5 Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No.
21:6 El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces.
21:7 Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar.
21:8 Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.
21:9 Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan.
21:10 Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar.
21:11 Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió.
21:12 Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor.
21:13 Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado.
21:14 Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.
21:15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.
21:16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.
21:17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.
21:18 De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras.
En el mes de Mayo, aprovechamos el día de la madre para hablar acerca de las mujeres en la Biblia; hablamos de la familia y de nuestras responsabilidades como hijos. El mes de Junio, fue motivo para hablar acerca de los varones y su responsabilidad como cabeza del hogar. Hoy, quiero cerrar esta serie de sermones adentrándonos en cómo la Palabra de Dios nos prepara para vivir una etapa en la vida a la que muchos tienen miedo llegar y otros ya la están viviendo: la vejez.

Muchos nos preocupamos para que nuestro aspecto físico no refleje íntegramente la cantidad de velas que hemos apagado en nuestro último cumpleaños. Algunos invierten tiempo y dinero en medios naturales y artificiales para ganarle la batalla a las arrugas y las venas que cada vez se pronuncian más en nuestra piel. No importa lo que hagamos, los años pasarán y las etapas que Dios ha señalado para nosotros vendrán.

En Juan 21:4-18 Jesús nos da un gran consejo en el cual invertir nuestra vida para envejecer con bendición. Para que cuando lleguen los años en que nuestras fuerzas hayan declinado, disfrutemos con felicidad aquello que hemos sembrado cuando aún podíamos valernos por nosotros mismos. Sigamos juntos esta reflexión y comprendamos la gran bendición que es envejecer siguiendo el consejo del Maestro, Jesús.

Ptr. José L. Verdi
Skype

Si quiere utilizar Skype y no tiene el programa, descárgalo gratis aquí

Para comunicarse con el Skype de la Iglesia Siloé, haga click sobre éste botón

Skype Me!™